CONCACAF Champions LeagueDeportivo SaprissaDestacadoFutbol Internacional

El impactante y tardío despertar del Saprissa

Dramático juego de ida en Tibás empatado a dos tantos

Foto: Prensa Deportivo Saprissa

Hay ocasiones en la vida en que uno está en un mal camino, una mala decisión o una mala junta, y eso lo aparta de su esencia. Eso ocurrió esta noche con el Deportivo Saprissa quien supo, en cierta forma claro está, reacomodarse tras una desventaja absurda, ya que sus propios errores provocaron parte de la virtud de un Montreal Impact sumamente inteligente en su juego.

El dos a dos refleja lo que sucedió en el partido. Una mitad para cada uno. Si bien se diría que Saprissa “regaló” el primer tiempo, el Impact se agotó en el segundo. Las desconcentraciones en zaga y la adolescencia de ritmo de competencia fueron los detonantes los cuales, se aprovecharon entre sí.

Mitad de terror

El partido empezó con un Saprissa que intentó llegar al arco del senegalés Clement Diop, a quien sí se le notaba la falta de competencia, pero no lograba dar el puntillazo final que le diera la alegría a los locales.

Quienes por su parte, sí tuvieron su momento de regocijo fue la visita al minuto 12 que gracias a un horror casi como si se tratara de una película tipo “slahser” le diera prácticamente un pase gol a Bojan Krkic.

El de la Masía remató mas la salvó de forma espectacular el trinitario Aubrey David, pero para su mala fortuna le quedó a Orji Okwonkwo para anotar el 0-1.

Ese gol dejó en evidencia dos detalles: la poca gente en la zaga morada ya que los canadienses ganaron esa pelota por mayoría numérica y los espacios que quedaban entre los centrales y laterales, aprovechado por los de Quebec.

De hecho, los grises lograron anotar el 0-2 gracias a un espectacular pase largo de Bojan Krkic para Rommel Quioto que encontró un espacio en la izquierda tan grande como el Gran Canyon, amagó a David para rematar de seguido y perforar a Cruz en apenas 22 minutos. El silencio en el estadio era sepulcral.

Como detalle curioso, el equipo de Therry Henry tuvo que hacer dos variantes por lesión. Ejemplos como estos denotan el poco ritmo de competencia.

El Monstruo de miles de cabezas

En el juego hubo un detalle a tomar en cuenta. Por el lado saprissista volvió aquella época en la que la afición tomaba represalias ante uno de sus jugadores. Si bien es cierto, el del horror a lo Jason Voorhees fue David Guzmán, éste fue aplaudido por la mayoría del respetable.

Caso contrario con Yostin Salinas quien fue sumamente abucheado por la afición durante su estancia en el primer tiempo. Sin dudas es el Monstruo de miles de cabezas.

Tardío despertar morado

Walter Centeno hizo una modificación que cambió el curso del juego. Pasó de una línea de cinco en defensa que no le dio los resultados a una línea de cuatro con la salida de Salinas por Michael Barrantes. Eso le dio otro aire al equipo, pero sobre todo, mayor capacidad de colocación de hombres en zona ofensiva.

Esto se vio reflejado en los primeros minutos con centros al área y que jugadores como Christian Bolaños, quien al minuto 52 tuvo uno de los cabezazos más claros del juego, pero salió desviado.

Lo intentaron por bola muerta con Marvin Angulo al 61’ quien por medio de un tiro libre que cobró raso, el portero Diop le dio para rechazar la pelota.

Y así Saprissa siguió buscando hasta que encontró el gol al 80’ cuando en otro centro por la derecha, esta vez de Ariel Rodríguez, y Johan Venegas de cabeza se impuso ante todos para descontar el marcador. Había partido y la gente sentía la misma sensación como contra el Olimpia el semestre anterior.

De hecho ese “feeling” se hizo más tangible cuando en la “Sapri-Hora” Ariel Rodríguez logró empatar el juego. Era ya el minuto 90 de partido y fue nuevamente por el lado derecho morado por parte de Jonathan Martínez quien la mandó al “Samurai” para que igualara los cartones y la serie.

El partido tuvo un par de emociones más, pero el silbatero de San Cristobal y Nieves Kimbell Ward dio por terminado el Episodio 1 en esta historia. Ahora los morados van con un 2-2 a Canadá, aunque pudo haber sido más, sin embargo, el Monstruo despertó un toque tarde en la ida. Eso sí, su despertar fue impactante.

Síntesis del partido

2 Deportivo Saprissa: Aarón Cruz, Aubrey David, Roy Miller, David Guzmán (Ariel Rodríguez al 66’), Yostin Salinas (Michael Barrantes al 46’), Ricardo Blanco, Mariano Torres, Marvin Angulo, Johan Venegas, Christian Bolaños y Manfred Ugalde (Jonathan Martínez al 77’). DT: Walter Centeno.

2 Montreal Impact: Clement Diop, Rudy Camacho (Joel Waterman al 17’), Rod Fanni, Jukka Raitala, Jorge Corrales, Zachary Brault-Guillard, Amar Sedjic, Samuel Piette, Orji Okwonkwo (Maxi Urruti al 28’), Rommel Quioto (Tabla Ballou al 71’) y Bojan Krkic. DT: Thierry Henry.

Goles
0:1 Orji Okwonkwo al 12’
0:2 Rommel Quioto al 22’
1:2 Johan Venegas al 80’
2:2 Ariel Rodríguez al 90’

Amonestados:
SAP: Mariano Torres
MON: Jorge Corrales

Cuarteto Arbitral
Central: Kimbell Ward (SKN)
Asistente 1: Greame Browne (SKN)
Asistente 2: Mario Parry (SKN)
Cuarto Árbitro: Trevester Richards (SKN)

Ricardo Mora

Periodista, estadígrafo y analista deportivo con experiencia en programas de radio, televisión y medios web. Con diversas coberturas de eventos locales e internacionales a su haber, se enfoca en el análisis de los mismos, pero sin dejar de lado la pasión que siente por el deporte.
Back to top button
A %d blogueros les gusta esto: