CONCACAF Nations LeagueDestacadoLa PreviaSelecciones Nacionales

En la versatilidad estará el éxito

Esta tarde Costa Rica se juega el pase al Final Four ante Curazao

Foto: Steban Castro

La Selección Nacional disputará su clasificación al Final Four de la Liga de Naciones de la Concacaf en el Estadio Ergilio Hato de Willemstad ante el combinado de Curazao quien terminará hoy su participación en la Fase de Grupos del certamen.

El juego es vital para ambos equipos ya que determinará si Curazao logrará ganar el grupo o si la Sele conseguirá ganar el boleto para luchar por el título regional de la Liga.

El esquema de la Tricolor

El DT de la Nacional Ronald González tiene su formación casi que definida en la que todo indica que será el 5-4-1 como esquema base y el once probable es el siguiente con Esteban Alvarado, Kendall Waston, Giancarlo González, Francisco Calvo, Ronald Matarrita y Ricardo Blanco, Celso Borges, Marvin Angulo, Johan Venegas, Randall Leal y José Guillermo Ortiz.

El 5-4-1 tendrá su aparición con González por primera vez estando en el banquillo en este proceso y para este partido el esquema tiene funciones ofensivas interesantes a pesar del parado que pinta a todas luces como defensivo:

El 3-6-1 o 3-4-3

Esa variación del 3-6-1 en el esquema sería en ofensiva la más lógica debido a que se mantiene el esquema defensivo con la única diferencia que los laterales se juntarían con los mediocampistas para dejar a Ortiz en punta. Las pequeñas sociedades en los costados serán fundamentales para romper la defensa local.

En el caso del 3-4-3 lo que sucedería sería un adelanto total de líneas en los extremos donde los laterales suben a la medular mientras que los volantes por los costados acompañarían a Ortiz como delanteros haciendo presión en salida, factor vital para la recuperación de la pelota lejos del área que defenderá Alvarado.

El 4-2-3-1 o 4-1-4-1

Pasar de línea de cinco a línea de cuatro fue algo que en la etapa más defensiva de la Sele era una constante. El truco es simple. Es subir a un lateral con una vocación más ofensiva para que el otro lateral forme la zaga de cuatro hombres. La variante sería que los volantes centrales se mantienen en su puesto mientras que uno de los volantes interiores pasaría al centro y el lateral tome su lugar.

El caso del 4-1-4-1 es similar al 4-2-3-1 pero con la diferencia que el otro volante central se ubicará por delante del contención y se agregará a los tres volantes ofensivos para formar una segunda línea de cuatro pero en la zona medular por detrás del atacante central.

El 4-4-2 o 3-5-2

Siguiendo con la línea de cuatro, se daría para formar el 4-4-2 un reacomodo de piezas tanto en zaga como en la media. Lo que se haría principalmente es subir al lateral más ofensivo a la media y subir a un interior a ser segundo delantero o estar a la par del atacante haciendo presión alta y generando una sociedad en punta de ataque.

Retomando la línea de cinco, se podría dar un adelanto de piezas en el esquema en la que los laterales defensivos pasan al mediocampo mientras que uno de los volantes sube para acompañar al delantero centro y formar una línea de dos puntas de ataque.

Estas son una serie de variaciones ofensivas las cuales podrían funcionar en el momento en que se vaya al ataque, ya que es bastante claro que el 5-4-1 será nuestra carta de defensa ante el rival. Opciones de ataque hay, es nada más de aprovechar los momentos que brindará el juego.

Back to top button
Close
A %d blogueros les gusta esto: