Invicta, la Sele se marcha de la Copa

La Arena Fonte Nova fue la sede del partido más importante en la historia del Fútbol de Costa Rica, los cuartos de Final de Brasil 2014.

Pocas fueron las acciones de emoción en un encuentro que fue controlado en su totalidad por el cuadro tulipán, pero que una vez más, en defensa, Costa Rica brilló.

Holanda encontró en Costa Rica un rival duro de roer, con un planteamiento táctico similar, 5 hombres en el fondo, 4 en el medio y uno al frente y en el que el control defensivo tico fue la tónica, costándole cerca de 20 minutos poder llegar a los naranjas al arco de Navas.

El arquero nacional supo controlar los arrestos, cuando los hubieron, de Van Persie, Robben y Memphis.

La Sele apenas pudo poner un poquito de pimienta al desabrido juego con una llegada al arco de Cillesen que intentó Celso Borges de media chilena.

Para la segunda mitad la sele buscó un poco más el contragolpe, sustituyendo a Joel Campbell a los 65′, una variante sorpresiva para muchos, que a la postre significaría más sacrificio. Gamboa se lesionaría minutos después y eso permitió el ingreso de Dave Myrie, que lució sólido y concentrado en su sector, tal como lo había hecho el mismo Gamboa.

Cerca del cierre, Holanda presionó con intensidad y estuvo cerquísima de marcar y llevarse el triunfo. Un tiro libre de Sneijder besó el horizontal para fortuna de la nacional, Navas le dijo que no minutos despues a una de Van Persie y en la mayor salvada de la Copa, Yeltsin Tejeda agigantó el cero con un rechazo en la línea que rebotó en el horizontal y que puso los pelos de punta a todos los ticos.

Con un doble cero gigante en la pizarra, llegó el tiempo extra, que estuvo lleno de emoción. Navas lucía infranqueable ante el vendaval ofensivo holandés, y para complementar la emoción, una llegada, la única que termino en remate directo para Costa Rica en el juego, al minuto 116′ de Marco Ureña estuvo por ser el grito de gol definitivo.

Un remate al tubo de Sneijder termino de poner pimienta al cierre y en una acción de cabeza fría y corazón de hielo, el técnico Louis van Gaal sacó al titular Cillesen por el relevista y joven arquero Krul, buscando contrarrestar el peso sicológico de Navas y la Sele en los penales.

Se agotó así el tiempo oficial y llegaron los penales. La rifa la ganó Costa Rica y Ruiz pidió tirar primero.

Borges cobró y marcó, van Persie empató. Hasta ahí todo bien.

Llegó el turno de Ruiz, quien remató ajustado a la izquierda del arquero y fue tapado. Ahí las cosas se pusieron cuesta arriba. Robben marcó el segundo. “Pipo” empató. Sneijder marcó el tercero. Bolaños empató.

Héroe ante Grecia, llegó el turno de Umaña, que remató fuerte y bien, pero el arquero Krul tapó en gran manera evitando un nuevo empate. Cerraria Kuyt, que con frialdad marcaría el cuarto, el inalcanzable para Sele, que así “krulmente”, se despediría de la Copa, invicta, escribiendo el logro más grande de Costa Rica en una Copa del Mundo.

Holanda disputará con Argentina el próximo 9 de julio en São Paulo un lugar en la Gran Final del próximo domingo, mientras que la Sele vuelve a casa con la admiración del mundo entero en sus maletas.

NEDvCRCf

[event_performance 1847]
Back to top button
Close
A %d blogueros les gusta esto: