Marzo tiene la fecha más dura de la Hexagonal para Costa Rica

15207780_1592590010767145_733914293_n
Costa Rica llegará a la segunda fecha de la Hexagonal con paso perfecto y líder invicto. Foto: Rubén Murillo

Una vez que se dio a conocer el calendario completo de la Hexagonal Mundialista de Concacaf, fue evidente que en marzo del 2017 tocaría las dos pruebas más duras para la Selección Nacional de Costa Rica. Partidos de alto voltaje y mucho picante determinarán el verdadero nivel que tiene la tricolor.

Incluso, tanto los técnicos, especialistas, periodistas, ex-jugadores y los mismos aficionados concordaron que las visitas a México y Honduras son encuentros con mucha dificultad por todos los factores que rodean estos cotejos. Especialmente, el hecho de jugar ambos de visitante ya complica el panorama de manera sustancial.

Aunque la tricolor llegará con dos victorias contundentes y convincentes junto con un invicto importante en la eliminatoria, estos choques serán ante los rivales que histórica y estadísticamente han sido los más enconados a nivel regional. Incluso, los últimos antecedentes reflejan que se pueden llamar “clásicos” por su nivel de complejidad.

En primer enfrentamiento de esta fecha será el 24 de marzo ante México, una escuadra que siempre ha disputado la hegemonía de esta conferencia con la Sele. Para este duelo, detalles como el clima y la localía podrían estar en contra para el combinado nacional. Sin embargo, son factores bastante manejables y cuestión de trabajo.

La variable que todavía es la más incierta es el escenario deportivo que albergará este partido, ya que en el estadio Azteca podría dejar de ser la casaca de los mexicanos. Este cambio de sede es a petición de los mismos jugadores, quienes han manifestado que altitud les pasa factura. Por eso, lugares como Monterrey, Jalisco y Querétaro se perfilan para recibir el compromiso eliminatorio.

Eso sí, el camino para la tricolor continúa cuatro días después, cuando el 28 de marzo visiten al máximo archirrival en Centroamérica. Honduras y Costa Rica se enfrentarán para medir fuerzas en otro partido con muchos elementos que lo hacen sumamente emocionante.

Uno de los principales aspectos que generan más morbo y roce en esta ocasión se llama Jorge Luis Pinto, ya que es el actual entrenador de la Selección Catracha y, anteriormente, dirigió al conjunto patrio en el Mundial de Brasil 2014.

Asimismo, existe controversia en cuanto la designación del reducto que recibirá estos equipos, pues se podría jugar en Tegucigalpa, la capital, o como es habitual en el estadio Olímpico Metropolitano en San Pedro Sula. No obstante, también existe la posibilidad de que en este último recinto no haya presencia de público por una posible sanción FIFA, tras los lanzamientos de objetivos en partidos pasados.

Independientemente del alto grado de calor y humedad que se presentará en cualquiera de estas ciudades, los hondureños se caracterizan por ir fuerte a cada balón. Además, el equipo actual tiene un sistema de juego bastante ordenado y compacto; fiel al estilo de Pinto.

Para estos partidos de marzo, Costa Rica  llega con un equipo consolidado y con limitados cupos para sorpresas. De la misma manera, para Óscar Ramírez, estratega patrio, será importante el trabajo de los micro-ciclos de los próximos meses y la regularidad de los legionarios en sus respectivos clubes.

Igualmente, Costa Rica tendrá la responsabilidad de demostrar el buen momento futbolístico que vive, e irá con la intención de sacar por lo menos dos o cuatro puntos de estos juegos. Sacando estas unidades en suelo extranjero, la Selección estaría muy cerca de visar boleto para estar en la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Back to top button
Close
A %d blogueros les gusta esto: