Monstruosa decepción tras el Clásico del “buen fútbol”

Uno de los que se debió ir expulsado, pero que el central no lo hizo fue Adolfo Machado por los reclamos. Foto: Steban Castro
Uno de los que se debió ir expulsado, pero que el central no lo hizo fue Adolfo Machado por los reclamos. Foto: Steban Castro

Los aficionados cumplieron con su llamado. Ellos estaban ahí, en el Ricardo Saprissa, con sus camisetas moradas y también rojiamarillas. Con sus cánticos, su alegría y sus inigualables ocurrencias, llenaban el estadio de ese ambiente familiar que solía juntarse los domingos para ver el “Clásico del Buen Fútbol”.

La tarde se enfriaba al tiempo que salían los equipos al terreno de juego: Los únicos que no vinieron preparados para el mismo. Decepción es la palabra que mejor describe el sentir tras el espectáculo brindado por el Deportivo Saprissa y el Club Sport Herediano, quienes se reunieron para plantear un juego soso y predecible cargado de mucha violencia.

Tan sólo 16 minutos después de iniciado, Néstor Monge inauguró la única fiesta que hubo en Tibás: La fiesta de tarjetas. Uniéndose a Monge, llegó la cartulina amarilla para Oscar Esteban Granados al 20’ y al 45’ se dio la única jugada de emoción que protagonizaran las escuadras, tras un disparo de David Guzmán que el guardameta Leonel Moreira se vio forzado a atajar de mano cambiada para proteger su portería.

Los equipos volvieron a la cancha para los segundos 45 minutos, tras un primer tiempo en el que parecían no estar esforzándose, se asomaba una luz de esperanza para los asistentes. Muy poco tiempo tuvo que pasar para entender que Saprissa no lograba imponerse en su casa y el “Team” había llegado a la Cueva a defenderse, con una excelente neutralización a Marvin Angulo sin el cual los tibaseños no pudieron encontrar espacios.

Por varios lapsos los morados dominaron el juego, pero las tarjetas amarillas eran constantes y pausó el partido. Foto: Steban Castro
Por varios lapsos los morados dominaron el juego, pero las tarjetas amarillas eran constantes y pausó el partido. Foto: Steban Castro

Veintidós minutos después, Jonathan Hansen abandonaba a su escuadra en el campo con una tarjeta roja en sus hombros; resultado de dos faltas cometidas en los minutos 64’ y el propio 67’.

Herediano respondió a su suerte con su segundo cambio –ingresando a Edder Nelson-, pero David Guzmán hace más fácil la tarea de los florenses tras expulsarse también del campo con una doble amarilla al 73’.

Elías Aguilar no logró brillar en el encuentro y al 79’ Saprissa cambió a su ataque: Colindres y Dylan Flores ingresaron en un intento de Jeaustin Campos de ganar sus primeros 3 puntos en casa.

Al 85’, quemando sus últimos cartuchos, debutó a Jimmy Marín en lugar de Ariel Rodríguez pero nada salvaba ya el temido resultado. Diez tarjetas amarillas y dos tarjetas rojas después, el árbitro Allen Quirós marcó el final del encuentro que ha causado más sinsabor desde el inicio el Torneo de Invierno 2015.

Herediano y Saprissa se dejaron un punto tras el empate a ceros, ubicándose en el segundo y tercer lugar de la Tabla de posiciones, dejando dos aficiones enojadas y con un mal sabor de boca para empezar la semana. Hoy perdió el fútbol y ganó la conformidad.G SAP-CSH

Back to top button
Close
A %d blogueros les gusta esto: