Arbitraje, el “cáncer” del fútbol nacional

img_4533
Arbitraje ha sido señalado como malo, tanto los centrales como los asistentes. Foto: Steban Castro

Todo el Torneo de Invierno 2016, al igual que muchos anteriores, ha estado manchado por el pésimo trabajo de los árbitros (tanto centrales como asistentes) y su respectiva Comisión… Aunque la situación se agravó en las últimas fechas, ya es una problemática sería, desastrosa y hasta indignante durante el certamen, pues es evidente están matando el espectáculo.

Los involucrados que se han visto afectados dentro del terreno de juego como jugadores y miembros de cuerpo técnico, han catalogado la labor arbitral con calificaciones bastante malas y hasta como lo dijo Hernán Medford, técnico florense, un “cáncer” para el deporte más popular en Costa Rica.

“Esto está fatal, de verdad que uno queda sin palabras y lo ahueva a uno, que cosa más terrible está convirtiéndose en cáncer”, destacó Medford luego del partido entre Herediano y Limón, donde se dieron jugadas polémicas.

Los términos y palabras que se han utilizado muchas veces podrían ser un poco fuertes; sin embargo, los errores son tan preocupantes por ser tan claros en la tecnología, que los mismos técnicos ya consideran que los árbitros “no tienen capacidad para impartir justicia”, y que ya existe una “mala intención”.

Muchos piensan que solo los equipos grandes se benefician, que los pequeños solo algunas veces son los beneficiados; no obstante, hay que dejar claro que todos  los equipos del campeonato han sido dañados y, en otras oportunidades, beneficiados. Por eso, el tema no es sacar cuentas de cada equipo, porque la evidencia indica que los árbitros cometen fallos serios en cualquier compromiso.

Es increíble que después de los cotejos de esta penúltima fecha 20, ya se registran muchos estrategas que han señalado este asunto sin guardarse nada. Por ejemplo, Hernán Medford, Guilherme Farinha, Jeaustin Campos, Carlos Watson, José Giacone, y muchos otros han expresado públicamente que les han quitado puntos injustamente.

Sin embargo, no solo los entrenadores salen a denunciar esta situación, ya que los presidentes, directivos y hasta afición han criticado con toda razón, que han sido perjudicados por los silbateros, pero ¿se ha estado haciendo algo al respecto?

Por ahora, las quejas son muchas y las  soluciones parecieran muy pocas, pero es importante considerar seriamente algunas medidas que podrían generar algún tipo de cambio positivo para evitar que los árbitros sean los únicos protagonistas en cada partido.

Ante este crítico panorama, los técnicos de los equipos que están en clasificación, están muy preocupados por lo que pueda suceder en la cuandrangular final, pues ahí un simple desacierto podría terminar con todas las aspiraciones de un club por conseguir el título. Igualmente, ya no existe confianza por árbitros de ‘experiencia’.

Incluso, Medford considera que es una excelente idea pensar en conseguir silbateros internacionales para la cuadrangular, ya que aparentemente los nacionales carecen de capacidad. Sin embargo y aunque no suena nada mal, el costo que implica eso y el tiempo serían obstáculos suficientes para frenar esa idea.

Además, son necesarias sanciones fuertes para los que han cometido errores graves o más bien “horrores”. Este punto es de los más tratados por los perjudicados, ya que si ellos hablan pueden ser multados económicamente, pero los silbateros muy pocas veces reciben castigos.

“Si un jugador está malo no juega, si el cuerpo técnico no rinde lo echan del equipo, ellos tiene derecho a equivocarse, destruir el año de un equipo y ahí siguen”, recalcó Medford.

También, es necesario un cambio radical dentro de la Comisión de Arbitraje, que en este momento se encuentra sin presidente ante la renuncia de Daniel Vargas. Además, ya es hora de realizar capacitaciones serias para corregir el presente y forjar un buen futuro en esta área.

Es importante que se tomen decisiones sobre este tema para que no se continúe opacando el fútbol, pues es una situación cansada y lamentable para muchos de los actores.

“¿Para qué vamos a hablar de fútbol, si los protagonistas son otros? Inciden en resultados y posiciones. Un equipo puede jugar malísimo, pero si juega con 14 gana; el fútbol es once contra once, no 14 contra 11”, dijo el timonel rojiamarillo.

Campos agregó: “Yo puedo trabajar con los errores de mi equipo, pero no con los errores arbitrales; yo ya veo mala intención…no tengo la menor duda de que ningún árbitro tiene capacidad en primera división”.

Sin duda, es momento de que se tomen medidas sólidas para cambiar esta evidente problemática. De lo contrario, el fútbol nacional va a seguir sufriendo severas consecuencias.

Back to top button
Close
A %d blogueros les gusta esto: